Actualmente, las cesáreas no son tan invasivas como lo eran anteriormente que no permitían a las mujeres ni levantarse de su sitio. Gracias a los avances tecnológicos, la evolución luego de esta operación suele ser más rápida