Cómo enseñar a tu hijo higiene personal

Los hábitos de higiene son importantes para una buena salud y educación aparte de que son un elemento obligatorio en la vida cotidiana. Es importante que tu hijo aprenda un poco de higiene mientras aún es pequeño.

Hábitos de higiene necesarios para los niños

La primera e indispensable lección que el niño necesita aprender es a lavarse las manos antes de comer, después de jugar, cuando pasa rato con su mascota o va al baño. Este hábito es particularmente importante, ya que evita la proliferación de microbios en la boca.

La segunda tarea es aprender a cepillarse los dientes para que estén sanos y sin caries. Otro hábito higiénico importante es el baño diario. Algunos padres dejan a los niños bañarse solos cuando tiene cinco o seis años. Otros esperan más tiempo, hasta los ocho o nueve años. Los profesionales aconsejan que el niño está listo para bañarse solo cuando manifiesta algún síntoma de independencia. En un principio entra en el baño con él, para controlar la situación y más tarde deja que el pequeño se ocupe solo de la tarea.

Otros hábitos de higiene obligatorios son que el niño no se muerda las uñas, que no se meta el dedo en la nariz y que cepille su cabello a diario.

Cómo enseñar a tu hijo higiene personal

¿Qué métodos son eficaces para enseñar higiene al niño?

Dos son los trucos para enseñar a tu hijo higiene personal, el hablar y divertirse. Las conversaciones son necesarias para los niños ya que les ayudan a obtener respuestas a todas sus preguntas y satisfacer así su curiosidad. Usa materiales auxiliares para enseñarles una buena higiene como libros con temas infantiles educativos.

Otra característica importante es que se diviertan mientras aprenden. Los jóvenes perciben la información con mayor facilidad cuando se acompaña de juegos como los de inventar historias, canciones y por supuesto de la risa.

Para ayudar al pequeño individuo en las lecciones sobre higiene personal, crea una agenda a la que deba acostumbrarse y seguir. Una vez complete la tarea, haz que tu niño la tache de la lista.

¿Cuál es el papel de los padres?

En el tema de la higiene con el niño se necesita paciencia ya que éste necesita tiempo para averiguar el significado de los hábitos de higiene y aprender a aplicarlos. Ayúdale a conseguirlo explicándole todo y hablando con él.

Infórmale cuáles son los beneficios de una buena higiene, haciendo coincidir los ejemplos con su edad. El pequeño debe ser incitado a lavarse las manos y a ducharse. Elije las “herramientas” divertidas para este fin: un cepillo y pasta de dientes para niños. Algunos padres compran un contador de tiempo con la forma de un personaje favorito o una mascota que cuente el tiempo que el niño tiene que pasar en el baño.

Ideas sobre cómo enseñar a tu hijo un poco de higiene personal

Cuando empieces a enseñar hábitos higiénicos a tu pequeño, finaliza las lecciones con algo agradable. Por ejemplo, después de un baño cuéntale historias o ved juntos su película favorita. Los educadores creen que así  el niño se acostumbrará a la idea de que los hábitos de higiene tienen un efecto positivo para él.

Para conseguir que el niño se lave las manos con jabón, dale el ejemplo de los médicos que antes de la cirugía pasan más tiempo enjabonándose las manos. A los niños les encanta hacer cosas de mayores, y algunas profesiones, incluyendo la de los médicos son perfectas en sus ojos.

Crea una “patrulla higiénica” que consiste en que uno de la familia esté pendiente de que el niño cumpla con todas sus tareas de higiene personal. Permite que el pequeño también pueda participar esta función, si durante un cierto período de tiempo ha cumplido con todas las reglas de higiene. Esto también le va a ayudar a aprender y a entretenerse.

Cómo enseñar a tu hijo higiene personal

Que Opinas?

Loading Disqus Comments ...