Alergias en la Infancia: 28% de los niños de 6 a 7 años tienen síntomas similares a los del asma

Alergias en la Infancia: 28% de los niños de 6 a 7 años tienen síntomas similares a los del asma

Alergia: sensibilidad anormal del cuerpo hacia ciertas sustancias. Así es como el diccionario describe esta enfermedad. Pero para los padres de niños alérgicos es igual a un montón de dolores de cabeza. Cuando su hijo aparece con la piel roja, o el cuerpo caliente y un impulso incontrolable de picor, pueden ser signos de que él es alérgico a alguna sustancia del ambiente externo.

Muchas personas creen que la sociedad actual – con la industria pesada, gran cantidad de vehículos y poca vegetación – es la culpable de la creciente cantidad de niños alérgicos. Aunque la contaminación puede aumentar la probabilidad de alergias, no es la causa del mal.

Los Inmunólogos y Alergistas, confirma que el problema de las alergias no es nuevo: “Las alergias han existido siempre. Ha habido un aumento de la prevalencia en las últimas dos o tres décadas. De tal manera hay países donde, en el espacio de unos 15 a 20 años, hubo una triplicación de las tasas de prevalencia.”

Genética tiránica

Son varios factores que, combinados, desencadenan una alergia. Sin embargo, si el niño es hijo de padres alérgicos, es muy probable que también él lo sea.

Las enfermedades alérgicas tienen una gran parte genética. Son transmitidas por algunas leyes de la herencia. Una persona puede nacer con una predisposición a ser alérgico, que se transmite genéticamente. Pero es necesario que haya una “agresión” del medio ambiente que va a hacer manifestar esa predisposición relativa a la enfermedad alérgica.

En el caso de las alergias a los alimentos no puede protegerse al niño porque el cuerpo está rechazando una sustancia, cuando hablamos de alergias por inhalación le toca a los padres proteger a sus hijos de situaciones de riesgo.

Un factor de importancia en las enfermedades alérgicas, que está comprobado, es el humo del tabaco. Cuando la madre fuma durante el embarazo, o cuando un niño en sus primeros años de vida, vive en un medio ambiente de humo, la probabilidad de desarrollar enfermedades alérgicas es mucho mayor.

De hecho, el fumador pasivo es un factor de alto riesgo para el desarrollo de asma en niños, especialmente si  tienen una predisposición genética para ello.

Diversas enfermedades alérgicas

Rinitis, asma, dermatitis atópica, alergias alimentarias, medicamentosas o a la picadura de algún insecto. Algunas de estas alergias pueden ser alarmantes. Sin embargo, en términos de enfermedades crónicas con mayor impacto y que impone limitaciones en la vida diaria, el asma es la más preocupante. Es la alergia más común y que asusta a muchos padres. Estudios recientes muestran que, alrededor del 28% de los niños de 6 a 7 años tienen síntomas similares al asma.

Pero si su hijo tiene esta enfermedad lo tiene que meter en una burbuja!?

Al ser una enfermedad crónica, no significa que no se puede controlar. Y podemos decir que un buen control del asma puede ser equivalente a una cura del asma, en el que se deja de tener los síntomas de por vida.

Es necesario tener siempre la situación controlada, haciendo un acompañamiento.

Es necesario que los padres y los niños sean conscientes de detectar los síntomas que anuncian una crisis de asma.

Deben ser indicadas por el medico las actitudes a tomar en todas las situaciones.

Qué fármacos deben usarse para revertir la situación lo más pronto posible. En una crisis, la cual puede ser leve al principio, si no se controla puede convertirse en una crisis grave, y esto puede requerir asistencia hospitalaria.

No es necesario híper protección, sólo estar seguros de que cuidados darle al niño. Deben darse cuenta de lo que tiene, conocer sus limitaciones, ser medicado y tendrán una vida normal.

Los ácaros son responsables del 85% de los problemas respiratorios. Las alergias tienen un “recorrido” en la vida de alérgicos, ya que con el crecimiento del niño surgen también nuevas posibilidades de enfermedades.

Habitualmente, en los primeros años de vida, las alergias más frecuentes son las alimentarias. Las más vulgares son las reacciones alérgicas de los bebes a las proteínas de leche de vaca, situación que se descubre al tomar la primera botella con leche adaptada. Pero también el huevo y el pescado provocan, por regla general, alergias alimentarias.

Un niño alérgico a las proteínas de leche de vaca, presenta síntomas como vómitos, diarrea y dolor abdominal, puede tener al mismo tiempo una manifestación en la piel llamada dermatitis atópica.

Sin embargo, con el crecimiento del niño gana una mayor relevancia a los alérgenos inhalantes. Las principales causas de estas alergias son los ácaros del polvo, responsables de 85% de los problemas respiratorios en la edad infantil.

Se sabe que un niño que tiene una alergia a los alimentos tiene una mayor probabilidad de desarrollar más tarde, otras alergias. Por lo tanto, el recorrido alérgico es útil para los especialistas actúan a priori y retrasan las manifestaciones de las alergias.

Sin embargo, los especialistas advierten que un niño alérgico no necesariamente tiene que pasar por todo recorrido: Un niño puede ser saludable y, a los 5-6 años, tener la primera manifestación que puede ser un asma o rinitis. No es obligatorio seguir este recorrido. Pero se sabe que, en muchos casos, se manifiesta y tiene efectos predictivos.

Prevenir alergias

Durante el embarazo

La futura madre no puede fumar durante el embarazo, la mujer embarazada debe tener una dieta saludable con una dieta variada.

Después del nacimiento del bebé

Debe ser alimentado con leche materna (protege de las alergias alimentarias, previene la dermatitis atópica y puede retrasar la aparición de asma).

Los padres no pueden fumar en la habitación.

Disminuir el número de ácaros en la casa (airear la casa y la ropa de cama, debe pasarle la aspiradora a menudo al colchón de la cama y al lugar donde el niño pasa la mayor parte de su tiempo).

No adquirir animales después del nacimiento del niño, con riesgo de alergia.

Mascotas en el hogar: ¿sí o no?

El llanto de los niños porque quieren un animal en casa ya es familiar para muchos padres. En un paciente alérgico a esta solicitud es inmediatamente ignorado. Pero ¿Será imposible que un niño alérgico tenga una mascota en casa?

Hasta hace unos años esta pregunta tendrían una sola respuesta: sí. El niño alérgico no podía tener mascotas en casa.

Pero algo ha cambiado: Últimamente han aparecido algunas investigaciones que demuestran lo contrario, es decir, que la existencia de un animal en la casa resulta ser un factor protector para el desarrollo de la enfermedad alérgica, si un niño al nacer, tiene en el hogar perros y/o gatos, y preferiblemente más de uno, es muy probable que este sea un factor de protección para el desarrollo de las enfermedades alérgicas. La endotoxina liberada por los animales causa un sistema de reacción inmunológico del bebé que le protege de las infecciones.

Por el contrario, si el cuerpo del niño no ha tenido contacto con animales en el primer año de vida, la aparición de una, puede causar una reacción alérgica. La decisión de los padres no es fácil, tener mascotas depende del momento en que son adquiridos, el número que se tienen o la capacidad de desarrollar alergias uno de ellos. Es algo todavía muy controversial.

Que Opinas?

Loading Disqus Comments ...